La aplicación de las tasas judiciales supone un duro obstáculo para muchos ciudadanos que deseen acudir a Justicia y para aquellos asegurados que en sus pólizas no tengan contemplada la cobertura jurídica.
Sin ningún género de dudas, las tasas judiciales perjudican muy gravemente a las víctimas de los     accidentes de tráfico, pues se transforman en una barrera económica para que puedan acudir a los Tribunales de Justicia en busca de una adecuada tutela judicial”, declara a esta Redacción el abogado José Pérez Tirado, portavoz de las Asociaciones de Víctimas de Accidentes de Tráfico en la Comisión de Expertos para la reforma del Baremo. Y junto a esa consideración argumenta que las tasas judiciales no influirán en el Baremo, “pues las asociaciones de víctimas hemos solicitado al Ministerio de Justicia que debe aplicarse una exoneración de dichas tasas a las personas que reclaman por daños corporales o a los perjudicados por fallecimiento, y confiamos en esa modificación de la Ley de Tasas, pues en caso contrario, es evidente que deberían de regularse el reintegro de las mismas a las víctimas de los accidentes de tráfico, pues solo se cumpliría el principio de reparación íntegra si a la indemnización que correspondiera se añadiera el importe de la tasa que ha tenido que sufragar el perjudicado para poder ser adecuadamente indemnizado”.

• Asociaciones, jueces y fiscales cuestionan el perdón a conductores condenados
• Las medidas de gracia pueden dilapidar los esfuerzos en seguridad vial

“Indultado un kamikaze que mató a un joven”. “Indulto parcial para un conductor condenado por la muerte de tres personas”. “El BOE publica un nuevo indulto por un delito contra la seguridad vial”. “Pide un indulto un conductor ebrio que causó una muerte”. “Un conductor que mató y robó a la víctima evita la cárcel con un pacto”. Al menos cinco titulares, de cinco delitos de tráfico distintos, saltaron a la prensa en una semana, días después de que Interior presentara el balance de siniestralidad vial y ratificara su compromiso en la batalla contra los accidentes de tráfico. Según este balance, en 2012 se produjeron 1.304 fallecimientos solo en carretera (son aún datos provisionales). En 2011 murieron 2.060 personas, incluyendo los fallecidos en ciudad.

(más…)

Las asociaciones de víctimas denuncian la indefensión de los asegurados
La Vanguardia
Rosa Salvador 4 febrero 2013
NUEVO BAREMO EN EL 2014
Gobierno, compañías y víctimas negocian para indemnizar mejor los casos más graves
COTO A LESIONES MENORES
Unespa quiere pagar menos por lesiones no permanentes como el latigazo cervical
“La tasa refuerza los efectos perversos del baremo –señala el abogado José Pérez Tirado, Portavoz de las Asociaciones de Víctimas en la Comisión de Expertos para la Reforma del Baremo – que fija unas indemnizaciones que están a la cola de Europa: un joven que queda tetrapléjico cobraría 1,3 millones en España y 4,5 en Francia”. El Gobierno, la patronal Unespa y las asociaciones de víctimas llevamos año y medio trabajando en una actualización del baremo que podría entrar en vigor el año próximo. “Hay que adaptarlo a los cambios sociales” explica Manuel Mascareque, director del área del Seguros Generales de Unespa, que reconoce que la sociedad reclama mejorar la cobertura de los grandes lesionados (para cubrir el gasto médico y el cuidado de terceros que necesitarán de por vida), y de las familias de los fallecidos, especialmente cuando eran el soporte económico del hogar.

¿SON LOS ACCIDENTES IMPREVISIBLES? ¿SON ALGUNOS MÁS INVOLUNTARIOS QUE OTROS?
Las víctimas llevan años reclamándolo y la OMS lo convirtió en el lema de una campaña: hay que cambiar el término “accidente de tráfico” por otro más correcto, puesto que no es un suceso imprevisible.
Cinco expertos definen la responsabilidad jurídica y ética de cinco casos basados en accidentes reales.

Ya lo dijo el periodista Juan José Millás en el año 2005 en un artículo publicado en “El País” al denunciar que nos afectan más las noticias sobre atascos que sobre muertos. Y es que la sociedad no reacciona igual ante una víctima de la carretera que ante una víctima de terrorismo. Al filósofo Manuel Reyes Mate esto le llama mucho la atención. Según él, la sociedad “invisibiliza a las víctimas, no culpabiliza, no hay un juicio moral crítico de la sociedad”. Esto es así porque para el filósofo “esas muertes se ven como el precio del progreso y la velocidad”.

El abogado José Pérez Tirado plantea utilizar los mismos términos que se usan en el Código Penal español. “Sería imprudencia de tráfico –propone– aquella conducta del conductor que ha vulnerado normas del Código de Circulación produciendo daños corporales a terceras personas. Dentro de estas imprudencias, el abogado distinguiría: “leves y graves, dependiendo de la intensidad de la vulneración y reservaría el calificativo de ‘violencia vial’ a aquellas conductas agresivas que ponen en riesgo al resto de usuarios de la vía”. En el extremo opuesto, Pérez Tirado solo se referiría a accidentes de tráfico en “aquellos hechos donde el conductor no ha cometido infracción a la normativa y, si existen daños corporales, son imputables al riesgo de la circulación”.

(más…)