‘LAS VÍCTIMAS DE LOS ACCIDENTES CON INTERVENCIÓN DE ESPECIES CINEGÉTICAS SON VÍCTIMAS DE UNA LEGISLACIÓN ABSURDA E INCOMPRENSIBLE’ 

De la nueva Ley de Tráfico tengo especial interés en comentar la nueva Disposición en relación a los accidentes por atropello de especies cinegéticas (animales de caza) donde debemos de destacar tres conclusiones:

A) El conductor será el responsable si atropella a un animal de caza.

B) Que suerte que tienen con esta legislación los propietarios de cotos de caza.

C) Que mala suerte tienen los ciudadanos españoles.

images (1)Si hasta la fecha vivíamos en un “país civilizado” donde el conductor de un vehículo a motor que sufría un accidente por atropello de especies cinegéticas, solo era responsable si había incumplido las normas de circulación, ahora, hemos pasado a ser un “país incivilizado” donde la nueva Ley establece que el conductor será el culpable y responsable del accidente, INCLUSO cuando estaba circulando correctamente y se ve invadido su carril por un animal de caza que procede de un coto próximo.

Es decir, conduzco una motocicleta, se produce el accidente por la irrupción de un animal (por ejemplo un jabalí procedente de un coto de caza) y por las graves lesiones que sufro me quedo parapléjico (en silla de ruedas) y con la nueva Ley son el CULPABLE y no tengo derecho a reclamar al propietario del coto, pero eso sí, los Políticos han sido tan generosos que no tengo que pagar la pieza animal que me ha destrozado la vida.

Para amortiguar “esta animalada” se ha regulado en la Ley que SI podría reclamar si el accidente se ha producido por un acción de caza colectiva (es decir si demuestro que se estaba celebrando una montería) y con la condiciones que la acción de caza colectiva sea de una especie de caza mayor –animales salvajes mayores que un zorro ordinario- y que ocurra en el mismo día de la cacería o en las 12 horas posteriores a que concluya.

Únicamente será responsable la Administración si “no ha reparado la valla de cerramiento en plazo” (deberemos de demostrar que lo sabía, desde cuando lo sabía, que plazo había transcurrido, etc) o “por no disponer de la señalización específica de animales sueltos en tramos con alta accidentalidad por colisión de vehículos con los mismos” (pondrán una señales y se quedarán muy tranquilos).

La auténtica realidad de este inadecuada normativa es que a partir de la entrada en vigor de la misma, los conductores que sufran un accidente en alguno de los casi 25.000 cotos de caza que hay en España no recibirán ninguna indemnización si mueren o resultan heridos graves. Y si tienen un seguro a terceros, también tendrán que hacerse cargo de los desperfectos en su coche, y de esta forma, los ciudadanos sencillos, es decir, los que no tienen cotos de caza van a tener que “rezar” cuando circulen en las proximidades de los citados cotos, pues ahora el animal tiene preferencia y quien lo atropella es culpable, aunque no tenga culpa y aunque se quede toda la vida en silla de ruedas.

Las víctimas de los accidentes con intervención de especies cinegéticas son víctimas de una legislación absurda e incomprensible, y dentro de poco muchos ciudadanos quedarán perplejos de que pueda existir una normativa que los ha despreciado.

José Pérez Tirado. Abogado.

Si desea más información póngase en contacto con nuestro departamento de comunicación:
Tel 934 871 133 www.pereztirado.com

Comments

  • Octavi Lunes Palau
    24/03/2014 at 11:15 pm

    En el supuesto de fallecimiento o lesiones del conductor, nadie le indemnizaría, pues el seguro obligatorio es solo para cubrir los daños que causemos a otras personas (terceros), y nunca cubre los daños propios (ni del vehículo ni del conductor). Cuestión diferente es que un conductor decida contratar un seguro de accidentes o de vida con la misma compañía o con otra y pagando un precio aparte, pero eso no tiene nada que ver con el seguro de responsabilidad de suscripción obligatoria.
    Por tanto al conductor solo le quedará la opción de intentar probar que estamos ante una de las excepciones que plantea la nueva Ley.
    En tal caso, hay que decir que las excepciones en las que los Cotos y los titulares de la vía deberán responder son de muy difícil o casi imposible prueba para un ciudadano:

    – Cuando sea accidente consecuencia de una cacería reciente. ¿Existirá registro de cacerías y zonas donde se desarrollan al que pueda acceder los accidentados? ¿Cómo demuestra sino la existencia de esa cacería?
    – Cuando sea accidente por falta de señalización de la zona de animales sueltos o alta accidentabilidad por colisión con animales, ¿habrá un registro de todos los accidentes ocurridos para que podamos saber si es zona de alta accidentabilidad y por tanto falta la señal? ¿Cuando se considerará que la señalización es suficiente? ¿Una señal a 2 kilometros, dos señales a 5 kilómetros?

    En definitiva, no se comprende la razón última o necesidad de modificar la Ley invirtiendo la responsabilidad y exonerando a los Cotos, salvo por presión del Lobby de propietarios de Cotos.

    Lo cierto es que si vamos a buscar un ejemplo, lo que tenemos es una sinrazón: Si atropello a un jabalí yo soy el culpable, si atropello a un excursionista él es el culpable.
    Es decir, la responsabilidad se va trasladando de manera en que en ninguno de los supuestos hay indemnización que las Cías. deben pagar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *