Lamentablemente, no es infrecuente ver en prensa noticias relacionadas con accidentes laborales. Accidentes en naves industriales, o en una obra, con consecuencias trágicas de heridos graves e incluso fallecidos.

Tampoco es infrecuente ver por la ciudad paneles informativos que recuerdan a empresarios y trabajadores que hay que evitar accidentes laborales y cumplir con la normativa en prevención de riesgos laborales.

accidentes laborales

¿Pero qué sucede cuando no se cumplen dichas normas de seguridad por parte de la empresa y como consecuencia directa de ello, tenemos un accidente laboral con resultado de lesiones? ¿Cómo tenemos que reclamar y qué cabe esperar?

Sorprendentemente, cuando atendemos en PEREZ TIRADO ABOGADOS a clientes que han sido víctima de un accidente laboral, vemos que existe un gran desconocimiento de cómo proceder, e incluso cierta confusión entre qué sujetos o instituciones pueden ser responsables.

Este artículo pretende dar información básica, pautas de actuación y facilitar la información de los organismos a los cuáles debemos dirigirnos.

En primer lugar, cuando ocurre un accidente laboral, con resultado de lesiones, debemos ser asistidos por la Mutua Laboral de la empresa para la que prestemos nuestros servicios, o en caso de urgencia extrema, ser atendido en el centro hospitalario más próximo, con remisión posterior a la mutua laboral, que expedirá nuestra baja laboral en caso de ser necesario y se encargará de todo nuestro tratamiento médico.

Debemos evitar situaciones en las que el empresario pretenda que seamos asistidos en otro centro que no sea una mutua laboral, o que nos haga “promesas” de todo tipo para que no hagamos aflorar el hecho y que, o bien desistamos de asistencia médica, o bien la canalicemos por nuestra mutua privada, negando el hecho como accidente laboral, con el objeto de evitarse responsabilidades.

Ello no es beneficioso para el trabajador, puesto que si la lesión no se califica como accidente laboral, no podrá reclamar la indemnización correspondiente y, de paso, la falta de denuncia o reclamación frente a incumplimientos de seguridad por parte del empresario no ayuda a disuadir al mismo a cesar en su conducta anómala, al contrario, la incentivan aún más.

Así, cuando suframos un accidente, el empresario deberá entregarnos un justificante para ser atendidos en la Mutua y tramitar asimismo ante la Generalitat de Catalunya o el Organismo competente, el oportuno parte telemático de accidente, explicando las circunstancias del mismo y si éste ha requerido de asistencia sanitaria.

 LOS ACCIDENTES LABORALES.  ASPECTOS A TENER EN CUENTA Y FORMA DE RECLAMACIÓN

Si el accidente es mortal o grave (por ejemplo, resultado de amputación, caída de altura con resultado de lesiones neurológicas etc…), suele intervenir el cuerpo policial competente y la Inspección de Trabajo, que se persona en breve lapso de tiempo en la empresa, y ya ponen en marcha ellos mismos las actuaciones oportunas para determinar responsabilidades del accidente.

En todo caso, es función de la Policía instruir un Atestado, en que recojan declaraciones de las personas presentes (testigos del accidente), interrogatorio del empresario, fotografías del lugar del accidente o de la maquinaria con la que se ha producido el siniestro, e incluso, pueden hacer un juicio crítico de quién resulta responsable del accidente.

El accidente puede producirse por diferentes causas. Por deficiencias de un equipo de trabajo, por falta de formación e información genérica y específica al trabajador sobre el método de trabajo a seguir, por obligar al trabajador a seguir métodos de trabajo inseguros para aumentar productividad (retirada de resguardos de protección de guillotinas, discos de corte etc…).

En otras ocasiones, si el atestado no se pronuncia sobre responsabilidad, o bien no existe el mismo, es entonces la Inspección de Trabajo quien realiza la labor de investigación del accidente, requiriendo a la empresa para que le aporte documentación y entrevistándose con el trabajador para que le explique su versión de los hechos. Esto lo hace a iniciativa propia en los casos graves o con resultado de fallecimiento.

Si el accidente se califica como leve por la empresa o por la Mutua de accidentes, en estos supuestos no interviene policía ni Inspección de Trabajo a iniciativa propia, por lo que ha de ser el trabajador el que de forma expresa formule reclamación en el menor tiempo posible tras el accidente, y preferiblemente asesorado por un abogado especializado en accidentes de trabajo, ante la Inspección de Trabajo del lugar donde la empresa tenga su sede, poniendo en conocimiento de la misma los hechos y señalando qué incumplimientos en materia de seguridad han dado lugar al accidente. Si ello no se hace, tenemos el riesgo de no tener un informe adecuado que establezca responsabilidad del accidente, con las consecuentes dificultades posteriores para reclamar.

Una vez determinada la responsabilidad del accidente del empresario, ya sea por la Policía o por la Inspección de Trabajo, hay que solicitar las pólizas de responsabilidad civil patronal al empresario, para conocer a qué entidad aseguradora hay que reclamar por las lesiones. Esto a veces no es fácil, puesto que hay empresas que se niegan a facilitarlas, o bien el seguro del que disponen es de cuantía muy limitada, o incluso carecen de contrato de seguro. En estos caso de carencia de seguro, no existe legalmente previsión de que ningún “fondo estatal” asuma subsidiariamente la responsabilidad (figura que si existe en otros ordenamientos jurídicos europeos).

Continuará…

 

Susana Baucells Ruiz
Abogado en PEREZ TIRADO ABOGADOS

¿DESEA MÁS INFORMACIÓN?

Póngase en contacto con nuestro departamento de comunicación:

T. 934 871 133 / 911 271 987

desarrollo@pereztirado.com 

www.pereztirado.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *