Las Asociaciones de Víctimas de Accidentes de Tráfico: Asociación de Lesionados Medulares y Grandes Discapacitados Físicos (ASPAYM), Asociación para el Estudio de la Lesión Medular Espinal (AESLEME), Federación Española de Daño Cerebral (FEDACE), Asociación de Prevención de Accidentes de Tráfico-Sección de Afectados por Accidentes de Tráfico (P(A)T-AP(A)T), Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (PREDIF) y la Asociación de Ayuda y Orientación a los Afectados por Accidentes de Tráfico STOP ACCIDENTES, hemos participado activamente en la Comisión de Expertos para la confección del nuevo Sistema para la Valoración de los Daños y Perjuicios causados a las Personas en Accidentes de Circulación, alcanzando un elevado grado de consenso con el sector asegurador representado por UNESPA.

Opinión favorable de las asociaciones de víctimas del nuevo baremo de daños tras seis meses de funcionamiento.

Consideramos que la reforma presenta aspectos positivos y que supone dar varios pasos de gigante en la mejora del actual Sistema, si bien es cierto, que tal como señaló el propio Presidente de la Comisión, el Catedrático Miquel Martín-Casals, nos hubiera gustado dar «4 o 5 pasos más». Faltan mejoras que entendemos necesarias, pero para ello, la Ley 35/2015, de 22 de septiembre, de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación, establece en su Disposición Adicional Primera, la creación de una «Comisión de Seguimiento del Sistema de Valoración» que deberá evacuar consultas y sugerencias para seguir mejorando.

Opinión favorable de las asociaciones de víctimas del nuevo baremo de daños tras seis meses de funcionamiento.En este editorial, únicamente podemos destacar algunos avances que consideramos relevantes en esta nueva legislación:

  • Se mejora la reparación íntegra de las víctimas de los accidentes, con una clara vertebración de las indemnizaciones donde se separa con nitidez los daños patrimoniales (daño emergente y lucro cesante) de los daños extrapatrimoniales (daño moral).
  • Dentro del daño moral, se distinguen los perjuicios personales básicos (tablas 1.A, 2.A y 3.A), que son iguales para cualquier víctima, de los perjuicios personales particulares (tablas 1.B, 2.B y 3.B), que individualizan las circunstancias y características concretas de cada víctima.
  • Se realiza una perfecta definición de los sujetos perjudicados, con un gran avance en los casos de fallecimiento, donde se establecen 5 categorías autónomas: el cónyuge o pareja de hecho, los ascendientes, los descendientes, los hermanos y los allegados, apartándose del actual Sistema que indemnizaba por grupos familiares y que había quedado totalmente desfasado en la sociedad actual.
  • De gran importancia es el establecimiento de la necesidad de informe médico para la determinación y medición de las secuelas y de las lesiones temporales, con un mandato expreso de que dichos informes deben ajustarse a las reglas de este Sistema y con unos deberes recíprocos de colaboración donde el lesionado debe permitir que los servicios médicos designados por la entidad aseguradora puedan reconocerlo para emitir informes. Pero al mismo tiempo, esos servicios médicos deberán facilitar una copia del informe definitivo al lesionado que le permita conocer y valorar el contenido de la peritación médica realizada. Es un avance en transparencia.
  • Las indemnizaciones son una deuda de valor y por ello, deben estar actualizadas a la fecha en que se determine su importe por acuerdo extrajudicial o por resolución judicial, y se establece la posibilidad de que se pueda sustituir total o parcialmente la indemnización por una renta vitalicia a favor del perjudicado, que deberá ser equivalente al capital de la indemnización con unas tablas que permiten la conversión de capital en renta o de renta en capital.
  • En cambio, no es correcto a nuestro criterio, que la actualización anual de las indemnizaciones se realice con el índice de revalorización de las pensiones previsto en la Ley de Presupuestos Generales del Estado, pues la Comisión de Expertos y las Asociaciones de Víctimas consideramos que la actualización anual debe hacerse con el IPC.
  • En el baremo médico (tabla 2.B.1), se realiza una nueva clasificación con un trabajo intenso realizado por un comité médico formado por médicos designados por el Sector Asegurador y por Asociaciones de Víctimas. Destacamos la nueva regulación de las secuelas interagravatorias, que son aquellas secuelas concurrentes que, derivadas del mismo accidente y afectando funciones comunes, producen por su recíproca influencia un agravamiento significativo de cada una de ellas, y que merecen la aplicación de un incremento que establece el Sistema, y que hará necesario que los médicos forenses y médicos valoradores deban pronunciarse sobre la existencia o no de secuelas interagravatorias.
  • Uno de los grandes avances, lo debemos ubicar en el perjuicio patrimonial por secuelas, y concretamente en el daño emergente futuro, pues se establecen varios artículos. Uno de ellos destinado a los gastos de asistencia sanitaria futura en el ámbito hospitalario y ambulatorio que van a permitir que los servicios públicos de salud reciban unas compensaciones económicas por la asistencia sanitaria futura que precisan determinadas víctimas con secuelas. También se regula la forma de indemnizar al lesionado por los gastos futuros de prótesis y ortesis, y los gastos de rehabilitación futura en el ámbito domiciliario y ambulatorio para aquellas secuelas que requieren continuar con tratamientos de rehabilitación que garanticen una calidad de vida digna y eviten el empeoramiento de su estado secuelar.
  • Para aquellos casos donde existe necesidad de ayuda de tercera persona, se establece una tabla específica de las secuelas que así lo requieren, con las horas para cada una de ellas y que se complementa con otra tabla que permite la cuantificación de la indemnización teniendo en cuenta la edad de la víctima y las horas que requiere de ayuda de tercera persona.
  • En las indemnizaciones por lesiones temporales, se establece un perjuicio personal básico, que es común para toda persona, y que abarca desde la fecha del accidente hasta el final del proceso curativo o hasta la estabilización de la lesión, y que puede complementarse con un perjuicio personal particular, dependiendo de la pérdida de calidad de vida que pueda sufrirse durante ese periodo, y que se establece en 3 grados (muy grave, grave y moderado). Cuando la víctima no pueda llevar a cabo la actividad laboral o profesional que desarrollaba, se debe de incluir en uno de esos 3 grados.
  • También, se añade el perjuicio por intervención quirúrgica, que hará necesario que los médicos forenses y médicos valoradores se pronuncien en sus informes sobre las características de la operación, la complejidad de la técnica quirúrgica y el tipo de anestesia, para adecuar la indemnización por este concepto.

En definitiva, la nueva regulación legal es una mejora del actual Sistema, pero va a exigir en los próximos meses un profundo estudio, una necesaria actualización y comprender que a partir del 1 de enero de 2016, todos los informes médicos deben ajustarse a las reglas del nuevo Sistema, y para ello, vamos a trabajar y colaborar para la creación de un modelo unificado de informe médico que creemos debería ser utilizado en todos los casos para garantizar una correcta y adecuada valoración y una justa indemnización a las víctimas de los accidentes de tráfico.

Las Asociaciones de Víctimas deseamos mantener la máxima colaboración con los Institutos de Medicina Legal y con el Consejo Médico Forense para avanzar juntos e impulsar futuras mejoras que deban valorarse en la Comisión de Seguimiento.

D. José Pérez Tirado, abogado, Representante d elas Asociaciones de Víctimas y miembro de la Comisión de Expertos para la Reforma del Baremo de Accidentes de Tráfico.

Comments

  • BPO
    08/08/2016 at 3:55 pm

    Excelente artículo. Muy completo, nos ha sido de muchas utilidad. Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *