El repunte de la siniestralidad en las carreteras españolas ha encontrado una tregua durante los tres primeros meses del año. Entre enero y marzo se registraron 252 muertos en accidentes de tráfico, según los datos provisionales de la DGT. Una cifra que implica un descenso de 22 fallecidos respecto a 2016 (-8%) y que, además, supone la primera caída tras dos años consecutivos de subidas en ese mismo periodo. La bajada se produce después de que Interior impulsara, a finales de enero, una batería de 15 medidas urgentes —incluido la colocación de 60 nuevos radares fijos— para combatir la accidentabilidad.

El descenso de fallecidos en el primer trimestre abre, además, las puertas a la esperanza. Después de que, desde 2014, las malas noticias no hayan parado de sucederse en este sector. Porque, precisamente, ese ejercicio marcó un punto de inflexión en materia de seguridad vial: tras una década continuada de desplome, empezó a aumentar el número de víctimas.

El primer trimestre acaba con más de 250 muertos en accidentes de tráfico

En 2014 subió, por primera vez en 11 años, el número de muertos contabilizados en todo tipo de carreteras y durante los 30 días posteriores al siniestro. Por su parte, 2016 acabó con la tendencia de 13 años de descenso del total de fallecidos en accidentes en vías interurbanas y en las 24 horas posteriores. Pese a ello, el Gobierno aún se excusa en que “los resultados de la política de seguridad vial hay que medirlos a largo plazo“, según consta en una respuesta parlamentaria, donde achaca ese incremento de las víctimas al alza de los desplazamientos y a la mayor antigüedad de los vehículos accidentados.

La oposición apunta, en cambio, a más factores a la hora de explicar el incremento de los muertos en accidente durante los últimos años. El PSOE ha denunciado la “desidia” del PP para invertir en el mantenimiento de las carreteras. En este sentido, el último estudio de la Asociación Española de la Carretera (AEC) subraya que la red viaria requiere actualmente un gasto de 6.600 millones de euros para devolverla a una situación “adecuada“.

La Dirección General de Tráfico ha venido adoptando medidas que han contribuido a contener el aumento de la siniestralidad, a diferencia de lo ocurrido en otros países de nuestro entorno“, se defiende también el Ejecutivo. Aunque, según los datos de Eurostat, la accidentabilidad vial descendió un 2% de media en la UE, frente al 2% que subió en España. Eso sí, este es el cuarto país con menor tasa de víctimas por cada millón de habitantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *