LA JUSTICIA es la respuesta adecuada a la VIOLENCIA VIAL

“La pérdida de lo más valioso, la vida de Don Carlos Parra”.

A la espera de la Sentencia, que la sociedad conoce como “Juicio de Ortega Cano” y donde se sitúa en una segunda posición a lo más importante de los hechos ocurridos, la pérdida de la vida de un honrado ciudadano, Don Carlos Parra, desde las Asociaciones de Víctimas, debemos de confiar que la resolución judicial declare con acierto los verdaderos hechos ocurridos, y se consiga la ansiada JUSTICIA que es un derecho y una exigencia ética, contra aquellos comportamientos que al realizarse en las vías públicas y con potentes vehículos de motor, se transforman en muchas ocasiones en verdadera violencia vial.

La intervención de un personaje público, ha dado una mayor notoriedad a un drama familiar que desgraciadamente ocurre con demasiada frecuencia, y no exigimos por ello un castigo ejemplar, sino únicamente la aplicación estricta de la Ley, con una adecuada valoración de los gravísimos hechos ocurridos.

Debe servir también este juicio para reflexionar sobre algunos datos o pruebas que pueden permitir mejorar nuestro sistema legal en el futuro:

a) La importancia y excelencia para la resolución de los juicios de accidentes de tráfico de los informes del Equipo de la Guardia Civil de Tráfico (ERAT: Equipo de Reconstrucción de Accidentes de Tráfico), que con una calidad técnica de máximo nivel, aportan datos objetivos sobre velocidad, punto de colisión, e invasión de carril contrario, que en este caso concreto, pueden permitir a la Juzgadora una adecuada y exacta valoración de los hechos ocurridos y de la responsabilidad penal que debe aplicarse, y que debería hacernos plantear la necesidad de ampliar y de ayudar con medios técnicos y económicos a ese fabuloso Equipo del ERAT.

b) La dificultad que tiene todo Juez para la valoración de las pruebas testificales, donde en muchas ocasiones se dan versiones contradictorias y opuestas, y donde la inmediación y la adecuada valoración de dichas manifestaciones puede permitir discernir la realidad de lo ocurrido, en este caso incluso, sometiendo a careo a dos testigos para poder determinar cuál de las versiones es la creíble y acertada a criterio del Juzgador, y que debería hacernos plantear la necesidad de que los Jueces dispongan de más tiempo (más plazas de Jueces y Fiscales), para poder resolver con calidad y acierto los procesos judiciales y que además, lo puedan hacer en plazos razonables (nunca los homicidios deberían tardar más de 1 año desde la fecha del accidente).

c) La necesidad de mejorar la regulación legal sobre las pruebas de alcoholemia en aquellos supuestos donde se utilizan analíticas de sangre que inicialmente se han realizado para el tratamiento de lesiones, que permita garantizar su plena validez y que se evite que altos grados de alcoholemia puedan ser declarados como no probados por meros defectos formales que la sociedad no entiende, y donde debe saberse respetar la presunción de inocencia, pero al mismo tiempo, se debe garantizar que ningún conductor que circule con alcohol pueda beneficiarse de haber sufrido lesiones para escaparse del control de alcoholemia que en estos supuestos solo puede realizarse por analíticas de sangre.

d) Adecuar nuestro sistema indemnizatorio a los parámetros europeos, pues resulta vergonzoso que el fallecimiento de un padre de familia se pueda valorar por nuestra actual legislación en la cuantía que solicitaba el Ministerio Fiscal (inferior a 200.000 Euros, por tenerse que ajustar con absoluta corrección a lo regulado en la Ley actual), cuando se deja viuda, dos hijos y madre, cuando en países próximos (Italia), se hubiera indemnizado a la familia en una cantidad de 1.000.000 Euros, pues si nuestro país ha conseguido con el esfuerzo de todos unos niveles de siniestralidad a nivel europeo y debe tener también unas indemnizaciones a nivel europeo, para que nuestros ciudadanos y las familias de un fallecido no sean ciudadanos europeos de segunda categoría.

Esperemos la Sentencia y sigamos luchando desde las Asociaciones de Víctimas para mejorar nuestras normas legales, y para que cada vez se produzcan menos accidentes y haya más JUSTICIA para las víctimas de los accidentes.

José Pérez Tirado
ABOGADO

Si desea más información póngase en contacto con nuestro departamento de comunicación:
Tel 934 871 133 / www.pereztirado.com

 

 

Comments

  • reyca
    09/04/2013 at 8:56 pm

    a mí lo que me parece que son demasiados los comunicados que se hacen en este caso por ser un famoso, tampoco me parece justo esto, cuando hay muchos accidentes de estas caracteristicas, en los que encima el responsable sale ileso y no se hace una caza y captura, se deja a la justicia hacer su trabajo, como debería ser en este caso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *